Páginas vistas en total

lunes, 30 de septiembre de 2013

SALIDA: LAS DOS CHICAS y algo más.

Voy a tomar el micro. Viene a la parada, una linda chica de unos 30 años. La veo, y cuando detengo el bus, casi me saca la mano. Ja!. Claro, porque la estaba viendo a la rusita. Es la vecina rubia, de ojos celestes.
Pero no tomó ese ómnibus. Subo y le digo al conductor:
--Demora en pasar, eh. ¿Qué pasa?
--No sé.
Contesta. Total, nadie se hacer cargo.
El aparato espendedor de boletos, no funciona, para variar. Pero me ahorro unos pocos mangos.
Sube un ciego con un acordeón. Toca y toca.
Cuando pide algo de dinero, le doy.
 Bajo para llevar los libros a la biblioteca. En ella, la secretaria tiene un problema. Se desmaya. Y yo corro a avisar. La chica luego se invorpora.
--Estoy embarazada.
Me dice.
--¿Y es tu primer bebé?.
--No, el segundo.
--Avisame que te regalo algo.
--Bueno, y ¿y vos sos papá?...
--No, no...
--¿Y tu señora?..
--Bien., Afuera de casa. La dejé.
--¿Estas en el duelo?..
--Si, y tengo las pistolas en la pared,para que nos pongamos espalda con espalda...ja!
--Jaa!
Salgo de la bilblioteca y tomo el bus. Aunque usted no lo crea. En la dimensión desconocida., De Ripley.

lunes, 2 de septiembre de 2013

EL CIEGO. X

Salgo de una cena. Voy caminando. Cuando paso por una calle céntrica de la ciudad, veo a un hombre con un perro  blanco, y que se halla tomado de su correa. Lleva gafas. Lo miro y el tipo enciende un cigarrillo. Me fijo bien, y tiene   un bastón. ¿Un ciego?. Claro, eso es. Pero noto algo extraño. Toma un celular, y llama a alguien. Píenso " debe tener memorizados los números". Luego, el perro se va a unos metros de él, para oler un árbol. Y el hombre le grita
--Deja ese árbol que nos vamos...
Ya sospecho seriamente que no es ciego. Sigo caminando, y en otra cuadra, luego de unos minutos, lo vuelvo a ver. Sube a un automóvil. Pienso "lo único que falta es que maneje".  Pero el hombre se sienta al lado del conductor. Lo cierto, es que observo bien, y no hay nadie al lado. El  coche sale, no más.(!).
¿O veo a un hombre invisible, a un tipo que no es ciego,o es el auto fantástico?. Un poco de todo.

domingo, 1 de septiembre de 2013

EL ESGUINCE. X

Vine  de almorzar. Lo hago caminando. Justo, veo como dos muchachitos juegan  a la pelota. Uno de ellos, le pega a un foco que por esas cosas antiecológicas, estaba prendido a las 14 hs de la tarde. El pibe le da  a la luminaria, y ...¡zaz!...se rompe. Yo los reprendo. Pero empiezo a  dar golpecitos con la pelota. Payanita, va, payanita, viene, empiezo a jugar un poco con los niños. Vengo por aqui y por allá, y cuando le pego a una roca saliente del césped, del predio...uyyy!!!....¡me tuerzo mal el piee!...
Justo iba pasando una ambulancia. El enfermero se para a ver cómo estaba.
--Va a tener que ir al hospital...¿tiene osep, amigo?...
--Ayy...si...aahh...me duele...es que soy un viejo, y peloteaba con los chicos...bueno,me voy con ustedes al  hospital.
Subo a la ambulancia. Y llego al  nosocomio. Hago todas las curaciones.
--Tome. Estas muletas las tiene que usar...pero no juegue con ellas al fútbol otra vez...eh...jaa!
--No...no...ja!..(la agarro)...la que tengo ahora es  la famosa "de palo"...ja!...
--Si, pero ahora se tiene que cuidar, amigo, eh...
Y entonces,subo al auto, para venir a mi casa. Cuando vamos por una calle, un policía está cortando el tráfico, por un accidente. Usa su silbato. Piiiii...!!!!...pii!!...
Y yo le digo al enfermero:
---El referí me grita full, cuando ya me lo hicieron...jaa!!!
Se rie. Luego bajo en mi departamento. Aunque usted no lo crea. De Ripley. En la dimensión desconocida. Con hilos de oro y plata.

LA BRUJA DE LA ESQUINA. X

Me encuentro  caminando de vuelta de una cena. Voy  por una plaza, cuando veo a alguien que está arriba de un árbol. Miro. Hay  una especie de silueta que se balancea  en la copa del vegetal. ¡Una mujer o que!. Hacia muecas, y me levantaba el dedo medio. Ja!.  Entonces, noto que se tira del árbol. Cae.
Y yo la noto  de frente. Es una dulce señorita.  Pelo rojo, y sombrero alto. Botitas coloradas. Agradable a la vista.   Lleva una escoba. Empieza a limpiar  la vereda.
--Es que mi suegra ahora ha ensuciado la acera...¡por qué son tan sucias!..
--¿Las veredas?..
Le digo yo.
--No...¡las suegras!...jaaa!.
Contesta la brujita.
Levanta vuelo, y se coloca a la altura del poste de la luz.
Yo me restriego los ojos y voy al baño, a lavarme la cara.