Páginas vistas en total

domingo, 29 de mayo de 2011

UNA TARDE DE PERROS.

Después de ver una película acerca de un perro y un niño, por televisión, con mi señora, Marisa, salimos a hacer la caminata de todos los días. Ibamos alegres, hablando de todo un poco. En eso, un perro marroncito, con una correa en su cuello, empieza a seguirnos. Lo hace por varias cuadras. A la tercera o cuarta,le digo a Marisa:
--Parece que está perdido...sobre todo, que tiene una correa azul, y debe ser de alguna casa...Entonces, nos mirábamos con mi señora. Y sonreíamos. Al llegar a una plaza, se apartó un poco de nosotros y se acercó a un grupo de chicos que estaban reunidos.
--Ahora pueda ser que se quede ahí--Dice Marisa. Pero luego, no; continuó con nosotros. Luego entramos al vìdeo club para dejar una película. Allí habían dos jóvenes que hablaban con el dueño del negocio:
---Si, al perro lo dejaron ciego...le pegaron con un palo...Acota el otro:
--Lo que pasa es que es un perro muy bravo...ladraban y hacer meter miedo a todos...
Yo digo-metiéndome en la conversación- :
--Es que ahora con el tema de los roitwailers. ¡Estamos todos con miedo!.
Luego salimos con mi esposa, y el perrito marrón: ...seguía esperándonos....Al llegar al final del recorrido, hasta la calle Perú, nuestro amigo ocasional, se empieza a oler con otro perro. Éste estaba con un pullover. Y se quedó con él o ella. Entonces, yo le digo a Marisa--Ahora encontró a su novia, o novio....sobre todo ahora con el tema del matrimonio igualitario...ja!...ja!....Y volvimos a casa.

sábado, 28 de mayo de 2011

EN LA FERRETERIA(¡CUANTA GENTE HABÍA!)

Vengo caminando y llego a la ferretería de mi barrio. De un tacho, tomo un escobillón, para luego pedirlo, y pagarlo. En eso, veo salir del negocio un tipo con un caño...laaaargo....bien largo.
Le digo:
--No se lo voy a afanar al cepillo....
--No..no se haga problema...no soy el vendedor...Mientras tanto un hombre a mi lado se rie. Luego yo acoto,mirando adentro del mercado:
--¡Está lleno de gente!...
--Si,...¡me voy a la noche!...agregó el tipo que entraba conmigo. La ferretería tenía un sólo vendedor para un estadio de fútbol. El pibe que atendía hablaba con un cliente:
--No se preocupe que yo estoy desde las 8 de la mañana...
.-No vaya a ser que te agarre gastritis, pibe... Y mira al hombre, socarronamete, y le sonrie. A todo esto, bufaban, varios. Otro comenta:
--Me parece que le vamos a tener que echar nafta al joven...Se rie, con otro. Y el muchacho agrega:
---¡No se me hagan los vivos, que ya, los voy a agarrar afuera a los dos a las cachetadas!...Yo tenia el escobillón y comento:
--¡Me voy a poner a limpiar todo el negocio, mientras tanto!....Y justo veo a un electricista que suele venir a mi casa.
--¡Hola Don Lito!...usted debe estar acostumbrado a estos "esperones"...¿no?...
---Huuu...si...si!....A todo esto, un vendedor entraba y salía del negocio, buscando no sé que cosa.
--¡Qué manera de entrar y salir, flaco...ya dejas ripio!....--salta uno.Pasó como una hora. Y me llevé el cepillo. No sin antes decirle a uno de los "esperadores":
--Menos mal que este país tiene humor, porque si no....Luego caminaba por la vereda, y pensaba en el sándwich que iba a preparar para mi, Marisa.

jueves, 26 de mayo de 2011

EL GUITARRISTA EN EL TROLE.

Iba viajando por este cómodo transporte de Mendoza, grande, fuerte, que ahora tiene -por esas cosas- de nuevo un sistema de llamado de parada, con una soguita, o tirante de plástico, para que suene una campanilla. Es igual al que tenían los troles de los años 70. Nada más, que ahora son importados de Canadá. Dicho sea de paso, me parece que no hemos avanzado mucho, en troles. Por lo escrito, y porque no son tan buenos en materia mecánica. Pero esto es otro tema. Lo que ahora escribo es que en el momento de la trayectoria de mi viaje, sube un joven rubio, de barba, con una guitarra. Enseguida, nos dice que quiere alegrar el viaje. Y por eso, lo primero que hace es hacernos ver, que estamos todos serios y no saludamos a nadie. Cosa muy cierta. Entonces, nos pide que participemos algo, aunque más no sea, en sus dos o tres canciones. Y así, pasé el recorrido, muy bien. Sí, porque este muchacho-de unos 25 años- es un disparador de emociones, actitudes y situaciones. Yo, por ejemplo, lo aplaudí, y creo que hice que otros también lo hagan. Además, algunos sonrieron logrando este joven, que dejemos de preocuparnos si nos pasó algo, o si cuando lleguemos "tenemos que ver las cuentas del teléfono o si la empleada nos pedirá aumento"....En un mundo tan complejo, y lleno de preocupaciones "muchas veces, a la macana", hace bien, muy bien, que la juventud, haga estas cosas. Son originales. El pibe tocó varias canciones, nos hizo aplaudir, sonreimos, y se ganó algunas monedas, "a la gorra"....Bien por la innovación. Hermoso, porque yo-no tan joven, ya- tengo una nueva esperanza en el futuro. A pesar de las pálidas. A pesar de tantas situaciones enojosas. Ah...no me faltará oportunidad de hablar con este pasajero original, al cual ya escuché con su guitarra, dos o tres veces.

viernes, 20 de mayo de 2011

LAS MUJERES POLICÍA EN LA PLAZA.

Estaba en la plaza de mi barrio, esperando el micro(bus). Veo, que llegan dos mujeres policía, y se acercan hasta la parada. Había un muchacho. Escucho en eso, que una de ella, dice--Eh...joven..Y yo, miro hacia ella, y le digo--¿Si?...Claro, pero la agente se le acercó al otro, y le pidió los documentos. Ya no era como antes, cuando tenía pantalones llamados "bombilla", y usaba el pelo largo...je!...Lo que me causó algo de-digamos- bronca, es que a esa hora, el pibe seguro iba a trabajar, y le pedían los documentos. Eran las 9 de la mañana. ¿Acaso un "caco" va a estar en el centro de Mendoza, a esa hora, listo para cometer algún ilícito?. Yo creo que siendo una plaza concurrida, y sobre todo, a esa hora de la mañana, no da, que se pida documentos. Porque los delincuentes seguro, a esa hora, o estan durmiendo, o se encuentran en los lugares menos concurridos. Las bicipolicías, mujeres, yo creo que -además- no hacen eso, a las diez o doce de la noche, cuando sí, en la plaza pueden haber algunos cacos, dispuestos a hacer alguna macana. La otra mañana, también en el café a donde yo voy con unos "muchachos"(como yo...je!), unos policías pedían documentos a un joven y una señora. No me parece. Y aquella vez, era, pa colmo en pleno centro. Cosas de la policía. Cosas de esta Mendoza. Una ciudad, que sigue teniendo inseguridad. Aunque menos, quizas, que antes. Lo cierto,es que muchas veces, se hacen las requisas inadecuadas.

martes, 10 de mayo de 2011

VIAJE A CACHEUTA, EN LAS MONTAÑAS.


Salimos a la mañana. Tipo 9 horas. Esperabamos la trafic. No llegaba, y el tiempo pasaba. En eso, yo -que estaba con mi señora- le digo---ahí..ahí..parece que viene....Pero no. Era una combi de la cochería... Entonces, le digo a mi mujer--No quiero ir tan lejos...je!...Luego, le digo--Ahi...parece que viene...Y era otra combi, de la penitenciaria. Entonces, agrego--¡Tampoco quiero ir a encerrarme!...ja!...Hasta que llegó. Subimos. En el viaje, mirábamos los árboles tan lindos de otoño. Pensaba en la canción de Jorge y Pocho Sosa..."No es lo mismo el otoño en Mendoza..." Observábamos con Marisa los cerros, las montañas que se acercaban, luego de unos veinte minutos de recorrido. Pasábamos por puestos de cabras. ¡Qué lindo paisaje!. Y llegamos al hotel de Cacheuta. Enseguida disfrutamos de los baños termales. Luego una comida, en el hotel, de puta madre. ¡Cuánto morfamos!. A continuación, una siestita en el lugar de los baños. Acostados en unas reposeras corfortables. Más tarde, me tomaron la presión, ya que soy un "viejito" de 52 años. Estaba bien. No subió, a pesar de ver mujeres muy lindas...je!. Hablamos junto a Marisa, con un matrimonio de chilenos, muy simpáticos. Cayó la tarde. Esperamos la trafic, la combi, y partimos a nuestro hogar. Fue un día hermoso. Lleno de alegría y de lindas charlas, con mi señora y con los chilenos. Pletórico de paisajes y de un regio almuerzo. Cómodos y felices. A Dios gracias, por este nuevo día de relax.

miércoles, 4 de mayo de 2011

LA CONDUCTORA "CHIFLADA".


Habìamos tomado con mi señora, el trole. Ya notábamos que la conductora-una morocha, alta y esbelta- aceleraba mucho el vehículo. En eso, un transeúnte le hace señas para que se detenga, a fin, de subir. No lo hace. Sigue de largo. Y como el tipo la insulta, ella, hace lo propio..."La puta que te parió"....le grita ella. Luego, sucesivamente, no se detiene ante otras personas. Al llegar al control de troles, tampoco se para. Y sigue, a mucha velocidad; tanto que elude vehículos y carros con caballos. Era ya, una atrevida y suicida. Entonces, yo le digo--¡Te vas a llevar puesto a un tipo!...¡anda más despacio!...Me dice--¡Qué te importa a vos!...Le contesto--Y...vamos cuarenta y ¿me dices eso a mi solo?...Ante esto, varios salen al paso de la conducta de la in-conductora. Le gritan, y se para abruptamente. Dice a todos--Bueno...¡hasta acá llego!....Una mujer la insulta. Ella, hace lo propio. Se para otro trole que venía detrás, y subimos. A todo esto, ella seguía con mucho mal humor. ¿Qué le pasó a esta morocha?. Parece que balbuceó no estar con el tiempo, es decir, haberse atrasado o algo así. Bueno, mija. ¡Pero no sea tan estúpida!. Iban niños, mujeres, y además, gente por la calle, a esa hora. Y se quedaron sin subir varios. El trole es un "mastodonte" que asusta. Hay que tener cuidado. Sobre todo, a los empresarios que deben saber a quién contratan para trabajar. O en todo caso, si fue un mal día para la mujer, espero que hayan tomado alguna medida. A la morocha, no la vimos más. ¿La habrán "fletado"?. No lo creo. Esta fue otra anécdota con los troles.