Páginas vistas en total

martes, 5 de agosto de 2014

LAS SEÑORAS.

Voy a entrar al negocio de enfrente de mi casa. Compraría una gaseosa. Ya que viene mi ex-mujer a almorzar. Entonces, al entrar le abro la puerta a dos señoras. Cuando toca el turno para la atención, la vendedora las atiende a ellas. Luego dice una de las mujeres:
--El señor perdió, porque nos abrio la puerta. Pero iba a entrar él primero. 
Yo me sonrio y digo:
--No importa. Ustedes son damas. 
--Gracias!
Cuando voy a salir, y mientras charlaban un poco las señoras, me interrumpen el paso. Pienso:
"Bueno, no sea que demore y pierda otra vez,ja!". 
Salgo y por la calle, tomo la gaseosa por el pico, y me doy un "chapuzón de placer". 
Aunque usted no lo crea. De Ripley. En la dimensión desconocida y descocida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario