Páginas vistas en total

viernes, 10 de enero de 2014

PALOMAS, CENTRO, PARQUE Y PALMERAS.

Voy al centro a encontrarme con mi amigo Walter, para vel el sol. Compro en el micro, unas pastafloras. Le deseo buena venta a la chica. Me quedo en la  plaza Independencia, unos minutos comiendo y tomando una gaseosa. Después camino por la avenida San Martín. Son las cuatro y media de la tarde. Calor de aquellos. Llego a la entrada del edificio de mi amigo. Unos tipos querían entrar. Luego de haber salido una persona. No los dejo. Se me calientan. 
--Es por la inseguridad. 
---¡Qué te pasa, vigilante!
--- No, no, lo dejo. 
Me cansé de la gente. A mi no me van a inculpar de un acto de robo o algo parecido. Se  me enojan los tipos. Casi me avalanzan. Piden hablar con el portero. Al final, me voy, mientras esperaba a Walter, que no llegó. La hija me dijo que no estaba. En fin...
Voy por la avenida,  y veo que una abeja me sigue.Por la coca cola. Soy alérgico. Entonces, dejo la  botella en un cantero. Sigo con la pastaflora, y le doy  de comer a una paloma. ¡Qué bonita!. Me encantó mi gesto. La gente me miraba. Luego compro una revista sobre tortas. ¿Saben? Quiero empezar a hacer tortas. Son ricas y nutritivas. Al llegar al micro, pasa una mujer de color. Una negra. Le digo
--¡Preciosa, garopa!.
--No, no...¡soy una ga-rota...no, garopa...
Ja!. ¿Habré pensado en la garompa de Fernandito de Tinelli?. 
Cuando voy a esperar el micro, me pregunta una señora, al ver venir un trole
--¿Ese dice Parque?.¿No ve, señor?.
-- No veo ni el trole!.,..ja!
Hablo con la señora, unos minutos. Subo. Al pasar cerca del Parque, me bajo. Me tiro en el césped, a la vera de las palmeras. En la rotonda. A la entrada. Cerca de los portones. Hablo con las palmeras. Respiro aire de verano. Miro a mi alrededor Todo bello. Como mi pastaflora. Y leo la revista. Voy al bar de Los Caballitos de Marly. Pido una mediatarde. Jugo, medialunas, café con leche. Y abejas, otra vez!. Ja!. Si me pican, la paso mal. Estoy un rato. Y sigo viaje. Pero cuando voy por la entrada de nuevo de los portones, hago mi primer scketch, del verano. Me acerco a tres chicas, de pantalones cortos, rojos y azules y les digo
--¿No han visto a un perro como de este porte(le hago la seña) de color negro,  y gris?.
--No, recién llegamos.
--Gracias de todas maneras!
Continúo caminando hasta mi departamento. Las doce cuadras. Y llego para escribir esto, y escuchar al grupo Talk...Talk....Aunque usted no lo crea. De ripley. En la dimensión desconocida. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario