Páginas vistas en total

lunes, 19 de mayo de 2014

FIN DE SEMANA.

El viernes fui a charlar con mi amigo Carlos, de la otra cuadra, en mi barrio. Hablamos y tomamos mate. 
Lindo momento. Y quedamos en ir al otro día, al nuevo café, con los amigos, Ángel y Alberto. Al café lo llamaré de Los Gentleman. Ja!. Como para decir algo parecido, al café célebre de Roberto Fontanarrosa, en Rosario. ¿Saben cómo se llamaba'. El café de los galanes. Ja!. 
Bueno, llegó el día sábado, y nos reunimos en el bar los cuatro gentlemans. Alberto, Ángel, Carlos y yo. 
En un momento,me dice Ángel:
---Siéntate al lado, para hablar con Alberto. Ya que hablan tanto, y nos cruzamos en las conversaciones. 
Entonces, me paro y ¡zaz!...¡me pego con la baranda de metal de una escalera que se encuentra sobre la mesa del bar!. No pasa nada, pero me cargan. 
---La próxima vez traéte un casco, o un gorro.(Dos de ellos llevan sendos gorros)
Hablando de gorro...¿no me fumé yo, un "porro"?. Ja!. No me dolió, pero me golpeé. Luego se me hizo un pequeñito chichón. Ja!
Hablamos de todo un  poco. Reímos, y quedamos en encontrarnos el sábado próximo. Casco mediante. Ja!.Y en el casco céntrico de Mendoza. Ja!

En ese día, viene Marisa, mi ex mujer, y almorzamos. Jugamos al truco. ¡Quiero re truco!.Pero no para volver, eh. Ja!. Somos sólo amigos, eh. Y no como dicen en la televisión, eh. Ja!

El otro día, el domingo RIVER CAMPEÓN!. Vence a Quilmes cinco a cero, y da la vuelta olímpica. Saco varias fotos  y las pongo en facebook. Las paso a mi papá que está contento. River otra vez, en la cima. Después de la B, ahora la B, de bienventuranza. 

Hoy, lunes, salgo a caminar. Veo un cartel que dice en la empalizada del barrio "Sali a ser feliz. No sé cuando vuelvo". Y yo, justamente iba a caminar. Ja!. Siempre estoy saliendo, y no quiero volver nunca. ¿O acaso ya llegué?. Ja!. 
Gabriela, una vecina me encuentra en la vuelta que estoy haciendo. Me dice que para bajar la pancita-cosa que le digo-es bueno el té verde. Charlamos unos minutos, en el monoblock E. Lleva a su hijito chico en brazos. 
Cuando vengo por la vuelta, veo a unos fumigadores, en mi monoblock. Todos vestidos como extraterrestres. Amarillo, y naranja. Ja!. Le digo a uno:
--¿Dé qué planeta vienen? ¿dónde dejaron el plato volador estacionado?. 
--Ja!. 
Se rien. Uno cuenta:
---Somos del planeta de Fayad. Ja!
Y luego entro a mi depto. Aqui ahora voy a tomar un café con leche. Y con jugo de naranja. Pleno. Pleno. 


Aunque ustedes no lo crean. De Ripley. En la dimensión desconocida, y descocida. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario