Páginas vistas en total

miércoles, 9 de abril de 2014

EN EL BAR.

Voy a hacer un trámite al centro de la sexta sección. Y me dicen que los lentes que voy a retirar no están todavía. Tengo que esperar una media hora, mas o menos. Entonces, me voy a un bar a hacer tiempo,  y de paso tomo una gaseosa. 
Le pido al mozo la coca cola, pero demora en traerla. Cuando regresa me trae un desayuno
--¿Pero si le dije una gaseosa?.
--Ah...si, es para la señorita que está en la otra mesa. 
Y la mujer  le contesta:
--Si, mozo. Es para mi.
Yo le contesto al mozo:
---Mire usted no es buen mozo, precisamente. Ja!
---No, y encima con esta cicatriz en la cara...ja!
--Y si nos sigue atendiendo mal, le voy a hacer otro tajo en la mejilla  derecha, eh...ja!
Se rie. 
Yo hablo con la chica, con la cual nos pasamos los teléfonos.
La despido, y me dice.
--La próxima vez, tomamos juntos un café...
--O un wisky-replico yo--
Se me rie, y luego de un beso en le mejilla. se va. 
Es una rubia, de pelo largo. 
Bueno, yo me estoy por ir, porque se me hace tarde. Pregunto a una mujer, por la hora:
---¿Me tirás las agujas?...
--Si, y justo yo que soy modista...jaa!
--Bueno, pero no  me pinches, eh....jaa!
Me dice la hora, y me voy. Llego a la óptica, para pedir los lentes. Se ve mejor el panorama, eh. Claro, en una  óptica hay mejor vista. Ja!
Después desemboco en el departamento de mi papá. Para tomar una media tarde. 
Luego llego hasta el mio. Que como algunos de ustedes saben, está a una cuadra y media.
Aunque usted no lo crea. De Ripley. En la dimensión desconocida y descocida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario