Páginas vistas en total

lunes, 15 de julio de 2013

CONVERSACIÓN CON SIMPÁTICA VECINA.X

Me encontraba leyendo un libro de una amiga. Un texto de humor. En un momento me voy a afeitar. Escucho que me llaman.
--¡Oscar!...
No le doy pelota. Pensé que podría ser mi vecina,  pero no,  segui con mi tarea. No estaba seguro de haber escuchado.
Después, salgo a ver al living, y noto que ella se encuentra  hablando con un hombre. Abro la entrada del edificio, y la veo. La saludo. Lleva los aromas. Vende eso. Los traía para mostrarlos y charlar algo.
--Hola..Te voy a comprar pero no ahora.En unas dos semanas.
--No, estoy hablando con este señor. (Noto que es un policía)
Y entonces, el milico le dice que vaya a la comisaria.La meten  presa. ¡Noo!. Ja!. Para que venda ahí, a la partir de las 9 y media de la mañana que hay gente. Eso le decía el tipo.
Después se va y me quedo con ella. Enciende un cigarrillo y charlamos una media hora.
---Vos tenés que ir a ver a la Elisa. Dale. Yo voy con vos.
--No, no...es tarde. Vaya a saber si está por ir a dormir.
--Sos un cagón...si...
--No, vení a mi depto. Esta calentito. Y tengo vídeos, y vino...eh...
--Ah..¿vino?...entonces voy.
--Si, y esta Peter(mi pene) que lo tengo caido. Le cuento cuentos verdes, y el tipo, no levanta cabeza...jaa!
--Jaaaaa!!!!!
---Y le paso vídeos, porno, pero no hay caso...quiere una fémina como vos....rubia, de ojos verdes...
--Jaa! Lo que pasa es que yo estoy enganchada. Soy fiel a mi amor.
Y entonces, la tomo del hombro, la abrazo...pero no hay caso. ¿Estaremos los dos en el ocaso?.
Nada de eso. Yo fiel a mi estado de ser, insisto en vivir con intensidad, y hacer chistes. Joder. Mirar con ánimo la vida. Le cuento algunos chistes. Le insisto sobre Peter, apelativo de mis genitales. Después, me pasa un cigarrillo.
--Hace como 25 años que no fumo. Bueno. Me lo meto en el bolsillo de la camisa.
Seguimos hablando. Para despedirme en la noche. Le doy un beso Me dice que me quiere mucho.
Al cabo de un rato, me vuelve a tocar la puerta. Y comenta:
---Veni...te voy a regalar algo.
La sigo hasta la esquina del monoblock. Me señala al oeste. Al noroeste.
--Mira....
Está la luna, brillante,en su cuarto creciente.
--Te la regalo.
Bonita. Ella y la luna. Le agradezco. La abrazo. Nos abrazamos. Y le hablo de a luna, las estrellas, mi pasión por el cielo. Me cuenta sobre si sabia de la gente que se quiere ir al planeta Marte, a vivir. Sí, pero sin volver. Le digo. Es una locura. Pero al fin y al cabo,eso pasa porque aqui ya no hay ganas de quedarse. Y además, está todo contaminado. En  50 años, no habrá mas nada. Tendremos que emigrar. Los niños de hasta veinte años, pueden pensar,sí, en ir a Marte. Será nuestro futuro. ¿Será nuestro futuro?. La despido porque me voy a seguir leyendo el libro de mi amiga. Me vuelve a decir que me quiere. Yo, también. Entro a mi depto. Ella al suyo. Aunque usted no lo crea. Jack Palance. En la dimensión desconocida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario