Páginas vistas en total

lunes, 29 de julio de 2013

SALIDA A LA PLAZA DEL BARRIO CANO.

Me preparo un bolso, y llevo, dos libros, y el mate. Camino las dos cuadras que hay desde mi casa. Me siento junto a un árbol, en la placita del barrio. En eso llega un perro. Olfatea. Ladra.
--¿Qué te pasa?...hola..
Le digo. Y leo el  libro de Osho. Lo comento solo. Hablo con mi cabeza, diría mi fallecido tio Carlos.
Escucho el canto de los pájaros de la tarde. Son las 5. Me entretengo. Pasan algunas féminas. Les ofrezco mate. Me agradecen, pero no me aceptan. En fin...las chicas "no quieren divertirse". Recuerdo cuando una chica, muy mona ella, "potito",  se tiró en el césped de este lugar a donde estaba yo, y charlamos animádamente. ¡Eso es vivir!. Sin tapujos.  Mi amiga. La quiero, sí. Y ella seguro que me aceptaría un mate. Y mucho más...Porque ¿acaso a la vida no hay que vivirla con toda pasión y amor?.
Aunque usted no lo crea. De Ripley. En la dimensión desconocida.

1 comentario:

  1. jaja... y el olor a caca de perro que quedó en la ropa. Besos:-)

    ResponderEliminar