Páginas vistas en total

lunes, 17 de junio de 2013

SALIDA AL CENTRO DE LA SEXTA SECCIÓN.

Salgo a ver unos clientes. Llevo mi catálogo a Gabriela. No necesita nada por el momento.
--En un mes,puede ser..
--Bueno, Gaby. En un mes vuelvo...
Sigo viaje por la calle y en uno de los pocos baldíos que hay en la sexta sección, encuentro a tres linyeras, haciendo un asado a las 10 de la mañana.
--Hey...¿asado tempranero?.
--Si, y con un vinito..hic!
Me muestran dos botellas, y uno de ellos me ofrece tomar.
--No, no...ando en ayunas...si tomo un vinito me pongo alegre y no laburo..
--Bueno,si no aca tiene una zuela de zapato...¡está rica, eh!
Miro y veo un zapato. Como en los comic. Increíble. Le digo al tipo:
--¿Han caminado mucho?.¿Y el perro de croto?.
En eso, viene uno. Me ladra. ¿Qué tal?.
--Este es Cachilo.
Me lo presenta el más alto, y con una profusa barba canosa.
Lo agarro un segundo entre mis manos.
--¡Qué bonito!.
Y el otro, toma un chorizo y se lo mete en la boca. Agarra un vaso de lata,  y se toma un vino. Eructa.
Yo los miro, y les contesto:
--Bueno, me voy. Que les sea leve. Coman rico que después seguro van a un vagon de tren...¿o no?..
--No, vamos a un Caño de Obras Sanitarias....es mi departamento de un ambiente. Jaaa!!!
Los despido y sigo viaje. Entrego el catálogo a una clienta. Para después venir al consorcio y hablar unos minutos sobre un tema. Converso con Mónica y después, entro a mi casa. Mañana sin agujeros, a pesar de los crotos. Sin remiendos. A pesar de los linyeras. Aunque usted no lo crea. De Ripley. En la dimensión desconocida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario