Páginas vistas en total

lunes, 19 de noviembre de 2012

OTRAS ANÉCDOTAS CON NOMBRES DE PERSONAS.

En el año 1971. yo cursaba el primer año del colegio secundario. Llaman a dar una lección(esto era, o es, no sé si aún sigue, hablar de un tema al frente, en la tarima del aula, y con aprobación o no del profesor/a)a una chica. Su apellido: Caro. Entonces, cuando está hablando notamos todos, que sabía muy poco y empezaba a titubear, y yo que estaba sentado a pocos metros le largo: ---Esto te va a salir caro...eh..--Jaa!... En mi casa en los años ochenta venía un cobrador de las tumbas del cementerio, un tipo que cobraba por cuotas para el lugar último...ese que es la última morada, el ultimo barrio de los vivos, y el primero de los muertos...¿Saben cómo era o es el apellido del hombre?...Alegría.... Por los años ochenta, tenía una amiga a la que yo "le arrastraba el ala"(cuando no voy a estar en estado de pavo real,yo..jaa!)Y su apellido es Polenta. Entonces un amigo me dijo un día: --¡Vos pones el pajarito,y ella la polenta!..--jaa! A una empleada doméstica le dije un día: --Si yo me caso con ella, voy a tener mucha comilona...eh...polenta a la mañana, polenta al mediodia, a la tarde y a la noche.... De más está decir que me quedé con hambre... En el secundario a todos nos llamaba la atención este doble nombre: Primitivo Pifanio....Nadie acertaba a preguntarse qué había hecho el bebé para que le pongan semejantes nombres.... Conocí en mi vida, decenas de sacerdotes. Quizás centenares. Y algunos apellidos extraños. Una vez iba con mi amigo en un fiat 600, por el año 1977, en la ciudad de Bs As, que visitaba por segunda vez. Lo conducía un cura de apellido Fracaso. En 1975, conocí por carta al sacerdote jesuita, astrónomo aficionado y ufólogo, Benito Reyna. Lo pongo aqui, por su semejanza con el Reino de Dios. Otro sacerdote de aqui, de Mendoza, y nacido en San Martín, Mendoza, mi ciudad natal,tiene el apellido Buenanueva. Yo lo asimilo a la famosa "buena nueva", de la Biblia, noticia que daban por la llagada del reino de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada