Páginas vistas en total

domingo, 25 de noviembre de 2012

UNA NUEVA IDEA HECHA REALIDAD. EN LA PEATONAL SARMIENTO. MENDOZA. ARGENTINA.


Tomé el trole del Parque a las 21 hs. Y llegué a la peatonal Sarmiento, de mi ciudad de Mendoza, capital, Argentina. Me dispuse a llevar a la práctica una idea. Había tomado un almohadón, y lleve mi flauta dulce. Quería tocar en el centro de la ciudad, neurálgico, en el llamado kilómetro cero. Busqué la fuente que esta en la vereda-calle. Puse la almohada y me senté. Saque mi flauta, .-la cual no sé tocar -. y luego de cerrar los ojos, y frente a mucha gente que estaba en los restaurantes, con mesas a la calle, claro, y otras caminando y sentdas en bancos, me concentré y perdi la noción del tiempo. Estuve quince minutos, sin detenerme, haciendo acordes improvisados. Fluyó la bella música de mi flauta por mi ser, y por todo el lugar. No supe si alguien me miraba de cerca, porque había cerrado mis ojos.Un señor, al cabo de diez minutos, mas o menos, le dice a otro;--Se va a morir!,,,Me reía por dentro. Pero segui cinco minutos mas. Deseaba hacerlo como un mantra, para apaciguar mis temores,mi verguenza, ya que jamás en  mi vida, hice tal cosa. Mis ojos lagrimenaban, de cierto esfuerzo. Al lado, la fuente de agua con luz.. Y yo vibrando con la música de tan bello instrumento.Luego, termino "el primer acto", Nadie dice nada. La indiferencia siempre presente. Mi intención también era, escribir las reacciones de la gente. Un chico que escuchó, le grito a su madre: --Mamá...¡una flauta como la mía!,,,,,Otras personas miraban displicentes. Aproveché para acercarme a una muchacha pelirroja, de unos 18 años, y le mostré el catálogo de Productos de Reino de la Miel que había llevado, para promover vendedoras. No se interesó porque dijo que ya vendía algo similair. Hice lo propio con dos mujeres más. Una, lo miró pero no dijo nada concreto. Y dos turistas chilenas, por ser de aquel pais, no me dijeron nada. El segundo acto, lo empecé luego de descansar algo. Volví a cerrar los ojos, y en un momento que los abro, aparece un linyera, un viejito, que se sienta a hablar conmigo. Lo hace por un buen rato, y me dice que es sordo. Me cuenta algo de su vida. Que es muy solitario, que la familia lo dejó. Y tiene 86 años de edad. Le pregunto si cree en Dios, y me dice seguro,NO. Que todas las religiones son un negocio, y que él único Dios, es la naturaleza. Ademas, comenta que Jesus es un invento de los cristianos Y al preguntarle yo por las estrellas y el universo me dice que hay vida y que nosotros somos una mota de polvo perdida, en la inmensidad.. Me habla de cómo lo echó su mujer de la casa. Y cómo le robó. Me decía que solia estar cuatro días, durmiendo en la calle, y sin comida. Pero que igual tenía buena salud, porque no fumaba, no bebía, y no trasnochaba. Le gusta mucho Bethoven, Mozart y estuvo muchas veces, en el Teatro Colón, de Buenos Aires. Vivió en aquella capital. de Argentina. Le gustaría tocar, tambien la flauta dulce. Pero más le gusta el violín. Y me cuenta que los italianos son muy buenos con la música, mas que los rusos, y los alemanes. Que cantan asi( y  me hace un gestoi con la boca) , Me dice de pasó la cordilllera a pie, cuando era joven. Y me da su nombre: Oscar René. Se despide y se va a dormir. Gracias René, por prestarme atención.  Y por su amor a la musica, a pesar de su sordera. Los demás, que "escuchaban" mi audacia de darles de armonia y ritmo a la noche, sin saber nada de flauta dulce, seguian durmiendo su indiferencia. Continuaban sin preguntar nada, sin ver mucho, a un hombre -yo. que tuvo otra idea, la que jamás había hecho realidad. Algo que me hizo reflexionar acerca de mi actual momento, y el de la gente de Mendoza. De mi novedad, ahora con la música de una flauta dulce, que,como dijo Marilina Ross, una vez, "como yo no  sé tocar el piano, vale más hacerlo, intentarlo, por audacia, por atrevimiento. ", Yo la compré a la flauta dulce hace muy poco. Ya me dio la primera gran satisfacción. Aunque poco de esa alegría, pareció reflejarse en la gente.  dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario