Páginas vistas en total

lunes, 28 de enero de 2013

AQUEL PERSONAJE PINTORESCO DE SAN MARTIN, MENDOZA.

Algo, desgarbado, flaquísimo, de andar rápido, nervioso. Silbando por la calle- no en la vereda,eh- alguna canción de la época.  Visitante fanático de todos los cafés de la ciudad. Conversador. Simpático. Burlesco, con inocencia. Burlesco, con cierta sorna, y malicia. De irse a "las manos", fácilmente. De gritar y pelear, por alguna idea o situación. Intromisivo. Irreverente. Y de hablar fuerte y tenáz. Insoportable para muchas mujeres, más no tanto para los que disfrutaban de sus chanzas, y anécdotas, nunca ciertas, o reales hasta cierto punto. Con un nulo deseo de hacer trabajos. Cigarrillo en mano desde los 12 años. (Hoy tiene 58)Y con mucha gente que lo conoce, y lo conocía,  por sus andanzas en esos cafés. Nunca lo vi en bailes. Generalmente en bares, y a toda hora. A la tarde, a la mañana, y por supuesto, a la madrugada. De chiste espontáneo. Como aquel que dijo una vez;
-.--A ........(nombre de una vecina) le voy a meter un paraguas, cerrado, y  se lo voy a sacar abierto...(Me rié años con este chiste) O este otro muy procaz, pero sepan disculpar, por que un servidor no tiene estructuras, ni prejuicios:
En el living de mi casa, y mientras criticabamos la actitud de esta vecinaa(a la que ya le habia dicho lo anterior) hace un gesto con las dos manos y agrega:
---Le voy a regalar un pene, ashiiiii!---
Sorpredente en su mordaz discurso. Algunas veces, con  inocencia y muchas otras agresivo e irrespetuoso propia de los que han crecido sólo para arriba en estatura. (Media un  metro 85 mas o menos). Sin inteligencia efectiva, Pero si, sorpresivo, simpático. Con ansiedad no comprendida. No dispuesta a entregarla a la gente. Con obsesiones varias. Tanto para no dormir, fumando y charlando en un café, por siete u ocho horas, como para caminar  y caminar, sin ir a ninguna parte, sólo hablando con alguien que le diera bola a su parlanchineria, eso si, sorpresiva. Muchas veces, la gente del barrio o de la ciudad, no sabia que hacer con este individuo. Pero él se las arreglaba para pedir plata.Y asi, tuvo algo,eh. Algún negocio que dejó en el aire, y mucha salida al campo. Amaba el campo. Nunca salió-que yo sepa - fuera de la provincia. Y si lo hizo, no debe haber tenido muchos viajes. Sus viajes, eran  caminar por San Martín. Tuvo moto y auto. A éste, lo chocó . Y dejó de andar. Con sus padres tuvo problemas. Lo mismo con su hermana. Al final, hoy está todavia caminando por la ciudad. Sin un rumbo en nada. Pero, a pesar de mis disputas con él, por diferencias  y otros temas, lo comento  aqui como el personaje número uno de San Martin.No le tengo rencor. Podría tenerlo. A Luis lo quiero. Incluso es escorpiano. Alguna vez, jugamos mucho al ping-pong.Era rival, en mi trayectoria brillante en este deporte. Por los años 70. Cuando perdía, se daba en la cabeza con la paleta...paf!!...paf!!...paf!!...y ´decia::
---Me fallan las pilas!...--
Jaaa!..ja!.
Una vez agarró la paleta, y como le estaba ganando un partido, se encorba(siempre fue longilíneo, alto) pone los ojos grandes, abiertos, empieza a bufar...uffff...ufff...ufff!!!, y se comienza a acercar al lado de la parte de mi mesa. Yo tenía 12 años- el 16- y me le voy para atrás. Pensé "¿´qué le pasa a este?.. Y a una distancia de un metro y medio, mas o menos, me lanza la paleta y me la da en el brazo con gran intensidad. Quedé lastimado. Pero no tanto. Mal  lo que hizo y no podia pegarle ni nada, porque me mataba el tipo.
Ahi no más, me pidiío que no le dijera nada a mis padres.
--No...no...perdonáme, Oscarcito...no...!! no digas nada..!--
--Rajá...no vengas más...--.
Pero fiel a mi bondad, segui jugando. Asi soy.
Me fue pidiendo plata a lo largo de los años. No le daba. Si le daba. En fin.....
En la cancha un día.
Estamos con mi pare y no sé con quien otro. Y sentados en las gradas, todos. Es el tiempo de descanso del partido. Año 1972. Se acerca un vendedor de golosinas. Mi padre nos compra algo. El pibe, empieza a tomar los billetes y se pone nervioso. Y no sabe dar el vuelto. Luis lo mira, con su mirada de escorpiano, y le grita espontáneamente,al notar su ineptitud:
---¿A qué has ido  a la escuela, a tocar la campana?...Diez años, como mínimo riéndome de esto. Hoy lo sigo comentando, y si hago teatro, lo voy a decir por ahi.
Otra ocurrecia del Luis. Cuando véia que alguien no entendia algo, o a él no le gustaba algo cmentaba:
-¿Que tenés en la cabeza?..¿una lata de saraca?.
Jaa!. Ja!. Investigué. Una lata de saraca, es un envase de sardina de esa marca. Juaa!.
Una vez yo estaba en un kiosco de revistas. Y el dueño era muy hincha de River, como yo  y Luis. Él estaba viendo algo ahi, y le comento al dueño:
--¡Qué bueno!...¡le ganamos a Boca!...¡qué golazo el de Alonso!....y que aqui y allá, con mi pasión por River de aquellos años(1986). Luis me escucha y con seriedad(la típica de su forma de ser) me dice:
...--Bueno...¡no hay que ser tan fanático, tampoco!..
Hoy y desde hace tiempo, uso esta frase para cualqueier exageración que veo o escucho. La solia decir a un amigo de aquellos años, Ricardo  Y nos reíamos. La uso a veces, ante mis padres, para recordar el chiste, o la ocurrencia. Me gustó. Una nuletilla que pedi prestado a Luis.
Asi llegó el 2005. Me fui de San Martín, y  a Luis no lo volví a ver desde ese año. Me han dicho que está muy flaco. Sigue desgarbado, pero ya con años encima,sobre todo,por las noches de café y cigarrillos El flaco es y será un personaje de San Martin. Lamento que no haya podido crecer. Que sea un tipo del montón,nunca con nada nuevo para ofrecer y ofrecer-se. Y sin embargo él siempre me dijo con su "sapiencia":" vos tenés que tener mujeres,  cigarrillo y más calle. Y la sabiduria no te la va a dar un libro de literatura.Además, nadie te conoce. A mi,si"  Yo le digo ahora: ¿quién la pasa mejor?. ¿Cuantos se acuerdan de tus andanzas de los 70 y 80?. Ojalá, puedas ser,un poco feliz, hermano.Eso, a mi-y vos  lo sabés,porque algnna vez me lo dijistes-.me gustaria mucho.Porque nunca te odie ni te tuve rencor. Sólo que me di cuenta que hay que amar a mis hermanos. Y yo aún con toda tu burla, y chisme, todavia me sigo riendo de tus ocurrencias.
Rutas y ciudades alrededor de San Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario