Páginas vistas en total

lunes, 7 de enero de 2013

EN EL CENTRO. OTRA TARDE.

Tomo el trole No  tengo crédito, entonces, pido que me pasen la tarjeta. Le doy a la señora, dos pesos. Llego a la calle Arístides. Y toco la puerta en la cliente. No está. Pero la casa del padre se encuentra enfrente. Atiende él, y  me comenta que su hija-la compradora-ha salido.
---Si quiere le llevo yo el catálogo. Ha venido tantas veces...
---Ah...bueno...gracias...pero ¿y sabe mi dirección?.--
-- Está en el catálogo--
--Ah...si...si  puede..¿y tiene con qué ir?..--
Me señala un auto negro, detenido enfrente de su casa.
--En ese auto que está ahi--
--Bueno..---
--¿A qué hora quiere que vaya? lo que pasa es que ya, me da verguenza..--
--Está bien. Antes de las 10 de la noche. -
-.Bueno, que la pase bien. Soy de palabra. Voy a ir--
Y nos saludamos.
Voy caminando por la calle Arístides. Es la avenida de todos los restaurantes, negocios,bares, es muy importante y cara en Mendoza.
Entonces, me voy a tomar algo. Qué tanto. Hace mucho calor. Transpiro la camiseta.
Pero veo en la vereda, una rubia muy linda. De blusa roja. Y fiel a ser "cazador" de historias  y aventuras, le digo:
--¿No me puedes decir dónde se toma el trole?..
Me mira sorprendida y me contesta:
--Ooohhh....no hablar cas-te-lla-no...no sou de aiqui....
Buaaa!...Otra extranjera. Me topé como con 30 estos meses. ¿Se han ido todas las mendocinas?. Entonces, le digo:
--¿English?...ay..ay.. (no me salía nada)..Esquismi...stey...stey!...jaaa!..--
Pienso; "entre que es inglesa  y no habla bien el castellano, y yo tampoco...¿como la invito a tomar un café?....nos tendríamos que tocar las manos..jaaa!...ese idioma es peligroso...pero en fin...juaaa!"...
--Un micro...un bus!..yes...eso!---Replico--
--Ah..nou seu....perdo-ne-meu!....
--No es nada. (Pensé otra historia linda,pero me  la tuve que comer a la idea de tomar algo, con ella. .La verdad, tampoco tenía un mango, y quedo mal. Será otro día. Pero no faltarán oportunidades. Salgo todo el tiempo).
Antes de  mandarme a  mudar, voy a un bar, y pido una coca-cola. Bien fría. Y eso hago, me la tomo bien helada. Y luego me tomo  el bendito trole de cada día. Y llego al almacén.Me compro fiambre. Entro a la computadora y escribo esto. Otro día que va terminando. Creo que seguirá bien.Al final, la fe y la felicidad, continúan. A pesar de algunas ansiedades. ¿Quién no las tiene?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario